viernes, 22 de junio de 2007

CRUCEIRO Y PETO DE ÁNIMAS DE LA CALLE DE POBOADORES




Quremos iniciar estos comentarios etnográficos sobre la comarca viguesa, con una construcción que combina dos elementos religiosos, como son el cruceiro y el peto de ánimas: el cruceiro y peto de ánimas de la calle de los Poboadores, en el Casco Vello de nuestra ciudad.
Pero antes veremos brevemente en que consisten estos dos monumentos etnográficos, tan frecuentes en toda Galicia.
Como se sabe los cruceiros se localizan comunmente en los caminos o lugares sagrados ( como en los atrios de las iglesias parroquiales o capillas, cementerios,...). Tienen su origen en la devoción religiosa unida rogativas, ofrendas,.. y los va a financiar un particular para lograr su indulgencia o la de su parroquia. Se llevan a cabo por una curación obtenida, por una protección lograda,...Como su nombre indica en la mayoría de los casos se encuentran localizados en cruces de caminos, que nos hace recordar a las antiguas aras romanas dedicadas a los lares viales ( dioses de los caminos ), poseyendo con ello un inddudable caracter simbólica y sagrado a la vez.
Las partes de que consta un cruceiro, empezando del suelo hacia arriba son: peldaños o gradas, base, fuste o columna, que a veces posee una peana hacia la mitad del mismo, capitel, que recuerdan los modelos clásicos (dóricos, jónicos o corintios ) y la cruz propiamente dicha. En cuanto a la iconografía que presentan, decir que la mayoría nos mostrará el motivo de la crucifixión, tratada de distintas formas y estilos. En el reverso, se mostrará normalmente, a la Virgen también adoptando diferentes actitudes y estilos (Piedad, Dolorosa,..). La cronología que se baraja habitualmente va desde el siglo XVII hasta el siglo pasado, aunque aún en la actualidad se continúan haciendo pero con distinta funcionalidad y logicamente con otra mentalidad. En Vigo hasta la actualidad se tienen inventariado unos 50 ejemplares.
En cuanto a los petos de ánimas, decir que su origen está vinculado con el Purgatorio y la reforma planteada sobre este tema en el Concilio de Trento, que hará que los creyentes hagan este tipo de pequeño monumento para que los vivos a través de una limosna u oración, ayuden a las "ánimas del Purgatorio" salir de donde están castigadas hasta el Cielo. Como vimos con el caso de los cruceiros, la ubicación de ellos estará también relacionada con los cruces de caminos o lugares en los que ocurrió hechos unidos con alguna muerte. La iconografía nos va a mostrar a las ánimas entre las llamas del Purgatorio y encima de ellas, Jesucristo, la Virgen del Carmen o San Francisco, en ocasiones junto a ángeles o símbolos de la pasión. La estructura de este elemento etnográfico nos presenta un frente pétreo de una o varias piezas y el centro un hueco o cavidad en que se representan las ánimas en el Purgatorio y en la parte inferior se colocará un pequeño peto o hucha, cuyo fin es el de recoger las limosnas depositadas por las gentes piadosas que se acercarán al lugar. Por lo comentado de su origen, los podemos datar a partir del siglo XVIII hasta el siglo XX. En Vigo tenemos contabilizados 10 ejemplares.
EL CRUCEIRO Y PETO DE ÁNIMAS DE LA CALLE DE POBOADORES
Se localiza en una pequeña plaza en dicha calle en pleno Casco Vello de nustra ciudad. En la parte inferior de la columna del cruceiro podemos ver el peto de ánimas que constiste en un bloque macizo de piedra de forma rectangular que termina en un arco de medio punto. En la cavidad mencionada, se distinguen perfectamente, tres almas en pena (ánimas) entre las llamas y encima está representado San Francisco con un cordón en las manos, del que intentan agarrarse los atormentados personajes antes mencionados. Como es norma en este tipo de monumentos, en la parte inferior existe el hueco o hucha para las limosnas, que n oconserva su puertecilla.
En la zona superior del cruceiro podemos ver por una lado, Cristo crucificado y por la otra, la Virgen Dolorosa.
Es interesante señalar la proximidad de este conjunto etnográfico al antiguo convento de San Francisco.