viernes, 20 de febrero de 2009

EL TEMA DE LA SERPIENTE EN LA ARQUEOLOGIA DE GALICIA ( XI )


III. SIMBOLOGIA DE LA SERPIENTE Y PRIMERAS CONCLUSIONES PARA EL NO. PENINSULAR EN TORNO A ESTE ANIMAL

1. SIMBOLOGIA DE LA SERPIENTE

El simbolismo de la serpiente poseerá diversas ambivalencias y multivalencias porque sus aspectos simbólicos provienen ya de la totalidad del animal o de alguno de sus rasgos dominantes, o bien por sus diversas localizaciones de su vida. Las cualidades principa­les pues determinan sus significaciones: por su muda de piel sig­nifica la resurrección, por su carácter reptante y por sus anillos significa la fuerza, por su peligrosidad Va a representar el aspecto maligno de la naturaleza...105.

Sintéticamente y de una forma rápida veremos que la serpiente está asimilada a ciertos dioses o desempeña un papel muy vinculado a lo sacra! en diferentes mitologías:

Laviosa Zambotti la asocia como símbolo inseparable de la diosa madre, que del Oriente: en tiempos neolíticos se extenderá su culto por todo el Mediterráneo hacia Occidente, asociada a un culto lanar y al culto al toro, como pilares de su religión matriarcal106. Esta religión ya mediterránea de la diosa madre acompañará a los colonizadores orientales que conocerán España y se fundarán estos estratos religiosos con el culto megalírico, porque la diosa madre "es también diosa de muerte y de resurrección. Según la misma autora tenemos pues que este símbolo de la serpiente asociada a formas de religión, vendrá del Oriente vinculado a una religión con fuerte carácter matriarcal107. En Creta, donde estuvo muy di­fundido el culto a la diosa madre, también el culto a la serpiente asimilada a ésta es muy importante y estará a su vez relacionado al símbolo de la espiral y el culto solar y etónico, siendo, para esta autora, esta isla de Creta, el refugio de esta religión de la diosa madre al producirse en Babilonia la revolución social y religiosa aristocrática, en la cual se perderán importantes y esenciales ele­mentos matriarcales estando aquí en Creta, este culto relacionado como dijimos con la simbología lunar y de la serpiente, que serán los elementos que modelarán toda la cultura cretense y centró oriental europea108. Por otra parte, también se ve esta fusión de la religión matriarcal y la megalitica, según Mircea Eliade, en los signos y símbolos mágicos-religiosos que se encuentran en ios dól­menes y menhires atlánticos, los cuales hacen alusión al Sol, a la hacha (emblema específico de los dioses de la tormenta) y a la serpiente que será el símbolo de la vida asociada a las figuras de los antepasados109.

En la filosofía oriental se identifica a la serpiente con un dios relacionado con el Sol, que "se libera de la noche como la ser­piente se libera de su piel". Se identifica con otros dioses también qué tienen en común entre ellos, que antes de convertirse en dioses se han desprendido de sus pieles viejas (lo que quiere decir que adquirieron la inmortalidad, "vencieron a la muerte"). Resumiendo Eliade nos dirá que en la filosofía oriental la doctrina divina se identifica paradójicamente con una ciencia que al menos en sus comienzos tenia un carácter demoníaco"

Las serpientes, como veremos también en la antigua Grecia, aquí, en la India, están vinculadas y muy asimiladas a la plasmación de la mitología popular más antigua, para luego aparecer aso­ciadas a determinados dioses, como ocurrirá también en el caso griego, Existen pues unos "espíritus-serpientes" llamados los nagas, que están vinculados a los lugares que se consideran sagrados y que a veces estarán señalados por alguna particularidad, como una gran piedra, un árbol, un lago..., esto es, a un recuerdo de un estadio religioso más primitivo111.. También dentro de la mitología oriental, tanto el dragón como la serpiente serán símbolos de la vida rítmica y vinculada a emblemas acuáticos112.

En Egipto la serpiente es la imagen primitiva y última del dios Atum, pues cuando el mundo retorne al estado caótico inicial, Atum se convertirá de nuevo en serpiente. Y en Atum podemos reco­nocer al dios supremo y oculto, mientras que Ra es por excelencia el dios manifiesto113. Por ello se comprenderá bien la dualidad Faraón-Ra y Serpiente (Apofis)-Atum, pues como analiza Eliade, "la obra del Faraón asegura la estabilidad del cosmos y del Estado y, como consecuencia, también la continuidad de la vida. La cos­mogonía se reanuda cada mañana, cuando el dios solar "rechaza" a la serpiente Apofis, pero sin lograr: nunca aniquilarla, ya que el caos (=las tinieblas), por representar la virtualidad, son indestructibles. La actividad política del Faraón reproduce las hazañas de Ra: también "rechaza" a Apofis, es decir, que vela para que el mundo no retorne al caos. Cuando en las fronteras aparezcan ene­migos serán asimilados a Apofis y el triunfo del Faraón reprodu­cirá la victoria de Ra114. En la mitología griega la serpiente también, protagonizará un papel muy importante, sobre todo en los inicios de ésta. Asi tenemos que era creencia común en Grecia que las figuras con cuerpo humano y cola de serpientes, representaban la población más antigua para indicar que habían nacido de la tierra, teniendo aquí una simboíogia positiva. Así por ejemplo en el culto a Palas, estos semiserpentiformes son enterrados allí no como nada negativo sino para vincularlos con la tierra, viéndolos como brotados de ella. Estos están unidos a la emisión de oráculos y posiblemente Asclepio era serpentiforme en sí mismo, quedándose sólo luego el bastón con este aspecto como símbolo. Posible­mente tenemos entonces que cuando el dios curandero se convertió en fígura antropomorfa, la serpiente se convirtió en un instrumento tan solo: el bastón, un emblema. El origen de esto puede venir de una etapa prehomérica en la que las fuerzas demoníacas buenas o malas, estaban vinculadas con espíritus ectónicos, por lo cual no van a poseer una figura definida, sino que tendrán un aspecto deslizante, inconcreto..., y la serpiente posee una forma adecuada para ello, para reflejar la población más vieja del país, pues la serpiente también está arraigada a la tierra. Pero como a partir de ta etapa homérica los dioses adquieren apariencia humana, estas figuras serpentiformes o quedan reducidas a un papel secundario, como puede ser que sean un símbolo de un dios tan solo, o se convierten en negativas"115.

Creo que esta visión es muy mecanicista: la llegada de dioses nuevos y la victoria de estos sobre los antiguos, simbolizados por serpientes..., pero aún asi en el caso griego, en el episodio dé la instalación de Apolo en el templo de Delfos después de vencer a Pitón, que será la pelea que como veremos más adelante tan fre­cuente en todas das mitologías, de un dios campeador y victorioso contra un dragón o serpiente, símbolo a la vez de la soberanía primordial de las potencias telúricas y de la "autoctonía", lo peculiar digo pues en el caso griego, es que Apolo "tuvo que expiar aquella muerte, convirtiéndose de aquel modo en el dios por excelencia de las purificaciones y debió instalarse en el templo del derrotado y fue precisamente bajo la advocación de Apolo Pitreo como alcanzó su prestigio panhélico"116, lo cual nos habla de la importancia en el pensamiento griego de esta serpiente, que aun­que sea vencida o que por circunstancias deba de evolucionar el modo en que se le considera, se siente un respeto que nos habla del arraigamiento de ésta en el pueblo griego.

Como aludíamos anteriormente, todas las mitologías tienen en común, con respecto al tema de la serpiente, el combate de ésta contra algunos afoses. Será este combate de dioses con serpientes un tema mítico muy difundido y así tenemos resumiendo: la lucha de Ra contra Apofis como mencionamos antes, entre el dios Sumerío Niruta y Asag, de Marduk contra Tiamat, del dios hitita de la tormenta contra la serpiente Illyyankas, de Zeus contra Tifón, del héroe iranio Thraetaona contra el dragón tricéfalo Azhi-dahaka. En algunos casos la victoria del dios constituye el paso previo para una cosmogonía, por ejemplo en la lucha de Marduk y Tiamat. En otras ocasiones lo que está en juego será la instauración de una nueva soberanía, como en la lucha de Zeus contra Tifón y Baal contra Yam. En una palabra, "mediante la muerte de un monstruo ofídico, símbolo de la virtualidad del "caos" pero también de lo "autóctono", aparecerá una nueva situación cósmica o institucional"117.

En el cristianismo la serpiente pasará de ser un animal simple­mente malicioso y astuto, que representaré un tabú alimenticio (en el Génesis, hacia el 750 a. de J. C), a ser un animal feroz y des­tructor, símbolo del demonio (Apocalipsis hacia el 70 d. de J. C)118.

El relato bíblico de Adán y Eva y la serpiente tentadora, como bien analiza Mircea Eliade, recuerda a una representación mitoló­gica muy conocida: "La diosa desnuda, el árbol milagroso y su guardián, la serpiente. Pero en lugar de un héroe que triunfa y se apropia del símbolo de la vida, el relato bíblico presenta a Adán como víctima ingenua de la pérfida serpiente. Estamos, en una pa­labra, ante un caso de inmortalización frustrada semejante al de Guilgarmesh. La serpiente del Génesis pues tuvo éxito en su misión de guardián de un símbolo de la vida o del rejuvenecimiento. Pero este mito arcaico fue radicalmente modificado por el autor de los relatos bíblicos. El fracaso iniciátíco de Adán fue reinterpretado como un castigo ampliamente justificado.... y tal como nos na sido transmitido este relato bíblico nos indica la autoridad creciente que estaba adquiriendo el monoteísmo yahvista en ese tiempo"119

Sería interminable mencionar el significado que posee la ser­piente en cada pueblo y cultura, y la relación que posee ésta con los demás dioses. Para ver la extensión de. esta simbología y ver en que culturas ademas de las mencionadas, que nos ofrece una visión bastante clara del problema, existe la serpiente como algo que está relacionada con lo sagrado, consultar además de las obras mencionadas en este apartado los trabajos de Tachi Venturi y Cirlot120.

Nota.- Dos representaciones de la “diosa de las serpientes” localizadas en Creta. Magníficas esculturas prehistóricas de este culto.