jueves, 12 de febrero de 2009

EL TEMA DE LA SERPIENTE EN LA ARQUEOLOGIA DE GALICIA ( IV )

3. EDAD DE HIERRO ( 600 antes de Jesucristo – 100 después de Jesucristo )

De la cultura castreña poseemos representaciones de serpientes en la orfebrería y en piedra labrada, tanto en forma de expresión escultórica adaptada a la arquitectura como es el caso típico de las conocidas "labras castreñas" que decoraban las puertas de las viviendas, como en arte rupestre, siendo en este campo artístico donde tenemos el mayor número de ejemplos.

No poseemos en los motivos cerámicos ninguno que pueda co­rresponder verdaderamente a la representación de un ofidio, sino que tenemos como ocurría en el arte megalítico una serie de lineas ondulantes y/o serpentiformes que autores identifican corno tales animales pero que creo que carecen de fundamentos suficientes para afirmarlo. De todas formas no poseemos elementos decorativos en la cerámica, que por medio del relieve sobre la superficie de la vasija nos dejen ver claramente unos ofidios como es el caso en la cerámica ibérica de igual cronología que la castreña, en la que vemos el tema de la serpiente perfectamente asumido y su re­presentación plástica es extraordinaria10.

3.1. Orfebrería

Sólo disponemos de dos piezas metálicas en las que la serpiente aparece asociada a otras figuras, como animal présente en un sa­crificio y por lo que se consideran dichos objetos como exvotos. Hasta la actualidad no se han encontrado ni puñales votivos u ob­jetos de adorno que tuvieran representada la serpiente en ellos, y es un dato a tener en cuenta pues tenemos casi toda el área que no pertenece culturalmente a nuestra zona de estudio, llena vir­tual mente de objetos de adorno personal, sobre todo de brazaletes, que tienen forma serpentiforme y están bellamente realizados, dán­dose diferentes tipos y características11. En cuanto a armas votivas o rituales sólo se ha encontrado un puñal en toda la península, que se halla en el Museo Arqueológico de Madrid, de origen descono­cido, y que posee la figura de un toro entre dos culebras en la parte enmengada12.

A continuación estudiamos los dos exvotos mencionados:

3.1.1. Exvoto de Castelo de Moreira (Celorico de Basto, Portugal)

La pieza nos viene por una "trenza de bronce que termina en la cabeza de un bóvido, sobre la que se representa una escena de un sacrificio, en la que actúan una cabra, un carnero, una oveja, un cerdo, un hombre con una hacha al hombro y junto a él una serpiente, un recipiente y otra serpiente" 13.

Para Cuevillas y Bouza Brey la serpiente es el dios al que se le ofrece el sacrificioI4. Pero para Ricardo Severo, su descubridor, la serpiente desempeñará un papel menos importante, pues un féitíço, perservado de maléficas influencias, genio doméstico acompanhando a homen quotidianamente nos seus labores..." 15

Blázquez y LeKe de Vasconcelos asocian la serpiente al culto al toro, viendo uno de ellos a ésta como un elemento discordiante

3.1.2. Carro votivo de Costa Figueira (Portugal}

Es la representación de un carro votivo "cuya caja está formada por una gran serpiente en cuyos extremos se enganchan yuntas de bueyes. Sobre la serpiente hay catorce figuras humanas dispuestas por parejas. Una de ellas inmola una cabra". Se puede fechar sobre los siglos IV-III a. de J. C. Como en el caso antes estudiado, aquí también se ve a la serpiente como asociada al culto al toro17.

Es de destacar que no se conocen otras piezas similares en el mundo ibérico ni en la Bética, siendo en cierta manera una forma autóctona del área, que como sabemos está vinculada a la cultura castreña.

3.2. Labras castreñas

Incluyo aquí dos piedras decoradas con serpentiformes, en el que en uno de los casos se observa este animal en relieve y en el otro, grabado sobre la roca, pero ambos tienen de común que for­maban parte de los elementos arquitectónicos de una vivienda cas­treña.

3.2.1. Santa Trega (A Garda, Pontevedra)

En unas piedras que formaban parte de una jamba o dintel de una puerta, se puede ver en relieve una po­sible serpiente con el cuerpo enrollado y abriendo una amplia boca. Mergelina al hacer el estudio de dicha pie­dra no menciona lo que puede ser lo que está represen­tado en ella y, sin más, la considera un dibujo cualquiera decorativo. (18)

3.2.2. Castro de Guifoês (Portugal)

Formando parte del muro de una vivienda que considera un templo o algo similar, Noves dos Santos analiza una piedra que presenta "serpentes geminadas en suástica"19 El autor nos dice que sobre o rosto da lápide estao insculpidas con a forma de suástica de quatro braços, tetráscelo, de 24 centímetros de envergadura aproximadamente, un conjunto de quatro serpentes geminadas, que forman con as suas cabeças e parte do corpo, os respectivos (braços do terráscelo, ficando os espaços intercalares con algumas estilizaçoes serpentiformes que se confunden com o fundo liso do campo da inscultura. Esta suástica serpentiforme tem no centro um ponto circular profundo o que dá a impressao de servir de eixo de rota-çao". Asocia este autor la simbologia de la swástica, que representa al sol o al fuego, con la serpiente, mencionando que ambos sím­bolos se unen para ritos funerarios.

Creo que el tema es más profundo que esa sencilla explicación, creyendo además que el tema de la swástica, como ocurre en mayor grado con el de la serpiente, debe de ser analizado más profun­damente.

Nota.- En las imágenes que ilustran este comentario, la ciata pieza arqueológica conocida como “carro votivo de Costa Figueira, que se conserva en el Museo de Gumaraês (Portugal ) y que es citada en texto y en otra fotografía, podemos ver una de las dos labras localizadas en el castro de Santa Tegra (A Guardia, Pontevedra) con una posible representación de una serpiente, que también está mencionada en el comentario.