jueves, 2 de agosto de 2007

CRUCEROS DE SAN ANDRÉS DE COMESAÑA





















La parroquia viguesa de San Andrés de Comesaña, conserva en la actualidad tres cruceros. Dos de ellos, trasladados de su ubicación original y uno, "in situ", esto es, que continúa en donde fue puesto primitivamente.
El primero de los cruceros lo podemos ver en el barrio de "Pazo", cerca del cruce la la antigua carretera a Baiona y la desviación a la parroquia. Al ampliar la citada carretera que afectaba al emplazamiento original del crucero, fue cambiado unos metros de su lugar. Posee tan sólo una grada con una inscripción que se conserva en muy mal estado, pero en la que podemos leer lo siguiente:
"ESTA OBRA
LA MANDO ASER C
( ARLOS DE CUM....
C..M..T..?) ANO 1723
El fuste o columna es de sección octogonal y termina en un capitel compuesto de hojas de acanto y volutas sencillas. Tiene su cruz, sección rectangular y podemos ver un Cristo crucificado (con tres clavos), con las piernas flexionadas y la cabeza ladeada hacia su derecha. Por el reverso, contemplamos una Dolorosa, con las manos juntas en actitud de rezar. El conjunto iconográfico está muy bien logrado, al gusto de la época. Según nos contaron, junto a él, paraban los entierros y se rezaba.
En el mismo barrio de "Pazo" pero en el atrio de la iglesia parroquial, a un lado de la entrada principal. Está cambiado de sitio, pues su lugar primitivo era cerca del ábside y justo a la entrada al cementerio. Tiene base cúbica, presentando restos de una inscripción, que no fue posible leer.
Sólo posee anverso, que nos viene dado por un Cristo estilizado, crucificado, con tres clavos en su pies. Se cruz asemeja a la madera, imitando nudos de la misma y es de sección circular. Se levanta sobre una columna de sección octogonal que presenta en su remate una capitel sencillo con volutas. Según nos contaron, en los entierros, la comitiva da una vuelta a toda la iglesia, se para en el crucero y luego continúa hacia el cercano cementerio.
El último de los crucero y el único que se conserva en el su emplazamiento original. Está en el denominado "Outeiro" y se encuentra sobre una roca que levanta unos 3 metros o más del suelo y es lo que resta de una cantera que hubo en el lugar. En el camino hacia él, se pueden ver diversas cruces en los caminos y empotradas en los cierres de algunas fincas del lugar, unas de piedras y otras, por desgracia, ya de hormigón, posiblemente sustituyendo, otras pétreas anteriores . Estaríamos analizando sin lugar a dudas, un Vía Crucis, cuyo principal elemento sería este crucero, que no posee base y se levanta directamente sobre la citada roca. Su columna es lisa y cilíndrica y su cruz también lisa, se adosa directamente a la misma. En el reverso presenta un Cristo crucificado y debajo de la cruz, una reprentación, también muy sencilla, de San Xoán y la Virgen. Este singular crucero cuenta con mucha devoción y numerosas leyendas que tratan sobre episodios relacionados con él.
Es interesante comentar las numerosas cazoletas o huecos artificiales que se pueden observar en la pared delantera de la roca en la que está "clavado" este crucero. Podría estar hablandonos de ritos regiliosos primitivos vinculados a este lugar en concreto y que se relacionan en alguna medida con algunas de las costumbres recogidas ( como que en Semana Santa al atardecer , se encienden dos antorchas a los lados del mismo,...). Sería muy importante estudiar en más profundiad este crucero y el folclore que lo rodea, aún en nuestros días.
Nota.- Las imágenes que acompañan el texto corresponden, en la parte inferior, a una vista general del crucero de Outeiro; en el centro, detalle del Cristo del crucero del atrio de la iglesia parroquial; y en la parte superior, pormenor de la Virgen representada en el crucero del lugar de Pazo.