martes, 21 de agosto de 2007

LOS CRUCEROS DE ALCABRE Y NAVIA



Hoy nos vamos a detener a analizar muy sinteticamente los dos únicos cruceros que en la actualidad se pueden ver en las parroquias viguesas de Santa Eulalia de Alcabre y San Pelayo de Navia. En ésta última hemos podido catalogar una cruz pétrea que estaba inédita hasta la fecha.
El crucero de Alcabre está situado un cruce de caminos en el conocido barrio de "O Cruceiro", nombre que evidencia la importancia y conocimiento de este elemento etnográfico religioso en esta zona. Posee tres gradas de forma exagonal y la base sobre la que se levanta el fuste circular y lisa, es cilíndrica y alta. El capitel combina hojas de acanto y volutas y entre estas últimas, se pueden ver pequeños querubines. En su cruz lisa tenemos un Cristo crucificado con tres clavos y muy tosco, a comparación de la Virgen, que existe en su reverso, en la que se puede contemplar sosteniendo un Cristo de unas medidas muy reducidas, en proporción con ella y mostra una vestimenta con pliegues, pero en una posición muy rígida. Las tradiciones que se pudieron documentar sobre este crucero lo vinculan con actos religiosos de la Semana Santa y con el paso de entierrros en sus proximidades.
Por su parte, el crucero de Navia, situado en el barrio de "A Devesa", se asienta sobre cinco gradas, también de forma exagonal como el anterior y sin base como elemento de transición, se eleva el varal o fuste que inicia en su parte baja en sección cuadrangular para rematar en la zona alta, en sección octogonal. La cruz de sección cuadrada, se apoya en un sencillo capitel de volutas de orden jónico y presenta en el anverso, un Cristo con las piernas flexionadas y en su reverso tenemos una Virgen de la Piedad, orando ante el cadáver de su hijo. Es interesante señalar que el fuste o varal por su anverso, posee encima de la base, una cruz en relieve, de sección rectangular y sobre una peana. Similar a este elemento es otro que localizamos en el crucero existente en la entrada al atrio de la iglesia parroquial de San Pedro de Sárdoma. Son escasas las tradiciones relacionadas con este crucero, pero es muy popular en la zona.
En la visita al lugar, pero al otro extremo de la plaza, a unos 200 metros, pudimos observar en la cima de un pequeño penedo rocoso disminuído por labores de cantería, una cruz de sección octogonal con los lados rebajados, fuste de la misma sección y la base sobre la que se encuentra colocada, de sección cuadrada también con sus laterales igualmente rebajados. Esta parte, parece de una cronología anterior al resto del conjunto. Posiblemente está relacionada con el Vía Crucis que se llevaba a cabo por esta zona.
Nota.- Ilustrando este comentario tenemos dos detalles de los cruceros estudiados : anverso del crucero de Alcabre y reverso del de Navia.