miércoles, 1 de agosto de 2007

CRUCEROS DE TABERNA Y TARRÍO EN CORUXO



A un lado y al otro de donde se encuentra emplazada la hermosa iglesia románica de San Salvador de Coruxo, en la antigua carretera a Camposancos, poseemos dos interesantes cruceros en los denominados barrios de "Taberna" y "Tarrío", que pasamos a comentar a continuación.
El primero de ellos, lo podemos ver a unos 300 metros de la citada iglesia, en dirección a Baiona.
El otro a unos 500 metros de distancia del mencionado templo, en dirección opuesta, esto es, hacia Vigo, justo en la subida a la famosa iglesia de San Lourenzo de Coruxo.
El crucero del barrio de "Taberna", posee sólo una grada cuadrangular y encima la base cúbica pero con las aristas superiores abiseladas. La columna es de sección octogonal y lisa y antes de llegar al capitel cúbico y liso, posee un pequeña moldura o collar, también sin ninguna decoración. En el anverso, tenemos la representación de Cristo crucificado con tres clavos, de gran expresividad. En el reverso, la Virgen de píe sosteniendo sobre el cuerpo muerto de su hijo. Se puede ver la desproporción del conjunto, en el tamaño de Cristo y en la mano izquierda de la Virgen. Bajo esta escena, vemos un pequeño querubín. La cruz imita madera y es de sección circular.
Según nos contaron este monumento fue objeto de un intento de robo, que lo rompió en parte, pero por suerte se pudo evitar el delito y una vez rstaurado se puso de nuevo en su lugar originario.
El crucero del barrio de "Tarrío" nos llama poderosamente la atención, en primer lugar, por el lugar en que se encuentra ubicado. En la actualidad se pueden ver las tres gradas cuadrangulares abiseladas que posee, situándose luego la base con las mismas características tipológicas. Luego ya viene la singular columna, que se al inicio es de sección cuadrada y al llegar al capitel decorado con volutas, es de seción octogonal. Hacia la mitad de la columna en su zona central, podemos apreciar una desgastada figura, que podríamos identificar con María Magdalena. La cruz cuadrangular nos presenta en en su anverso la tradicional escena de la crucificación: Cristo con tres clavos, las piernas flexionadas y la cabeza ladeada, mostrando una clara expresión de dolor. En su reverso, como también es habitual, tenemos una Piedad, con un querubín en su parte inferior.
Como dejimos más arriba, el emplazamiento de este monumento en la roca en que se encuentra ubicado merece ser analizado brevemente. Primero tenemos que la roca presenta varias cazoletas artificiales deseminadas por toda su superficie y podría tener más, pues parte de ella aún se encuentra tapada por tierra y la en la que da a la carretera, podemos observar como fue cortada en toda su longitud, poseyendo en la actualidad este batolito rocoso, por ello, un tamaño y unas características distintas a las originales. Estas cazoletas a que nos referimos podrían ser prehistóricas y nos indicarían un lugar con indudable valor "religioso" en su época.
Hay que recordar que el camino que pasa junto a esta roca, se dirige hacia la ermita de San Lourenzo, y cerca de ella, existe un penedo rocoso, que la tradición relaciona con el santo, que posee, grabados rupestres, rebajes ( a modo de gradas ) y posibles canales, y finalmente también cazoletas artificiales , destacando de todo el conjunto, una gran pila excavada en la roca de un metro de diámetro y unos 70 centímetros de profundidad. Es interesante señalar que se pueden apreciar dos pequeñas cruces grabadas en la roca, que podrían estar hablando de una forma de "cristianización" de un lugar "pagano". Creo que este monumento rocoso natural, que algunos autores han identificado como "altar de sacrificios", merece un análisis más profundo y en otra ocasión volveremos a hablar sobre él.
Nota.- En la parte superior, detalle del Cristo del crucero de Tarrío y en la otra imagen, pormenor de la Virgen del crucero de Taberna.